Revista especializada en la industria del autotransporte en México

Lentos pero seguros los cambios en el transporte

Compartir

Tras destacar la falta de resultados inmediatos en el mundo para solucionar los problemas del transporte, Jesús Padilla Zenteno dijo en representación de los Transportistas Unidos del Distrito Federal (TUDF), que los cambios comprometidos tras la autorización de la nueva tarifa, serán en el tiempo y la forma como las circunstancias lo ameritan, tras el rezago histórico de más de 20 años.

“Queremos ser corresponsables, queremos acompañar el proceso, pero necesitamos la sensibilidad de los medios de comunicación y el público usuario de que no podrá ser tan rápido después de muchos años de rezago, pero estaremos pendientes del pleno cumplimiento del convenio”, dijo en el acto en el que se firmaron los 10 compromisos de los transportistas.

Padilla agregó: “Nuestros compromisos están perfectamente definidos en hacer un fondo de ahorro que permita la capitalización y rápida sustitución y modernización del parque vehicular, apostarle a que los compañeros operadores que contratemos tengan más de 23 años y más de cinco años de experiencia o con su licencia; a que porten su uniforme, a que no traigan el sonido a todo volumen y somos los primeros que queremos ser garantes del desarrollo”.

Además, se realizó la firma del convenio en las oficinas del secretario de Gobierno, Héctor Serrano Cortés, con la presencia del titular de la Secretaría de Transportes y Vialidad, Rufino H. León Tovar y los transportistas Nicolás Vázquez Figueroa, Francisco Carrasco Rodríguez, Encarnación Juárez Rodríguez, José Antonio Sánchez Escalante y Padilla Zenteno.

“Les pedimos prudencia porque esta administración tiene seis años y si hay 20 mil unidades pendientes por renovar, estaríamos hablando de más de tres mil por año”, agregó.

El dirigente transportista expresó que el cambio en la prestación del servicio, que es donde está el debate, “no es nada sencillo porque es un tema cultural, inclusive hasta la forma en que el usuario percibe el servicio porque se molesta que no paremos donde estira la mano y que no lo bajemos donde pide”.

Así que “en lo que tenemos que dirigir las baterías es a mejorar los esquemas de prestación del servicio. La gente no se queja del costo en el caso del Cero Emisiones, del Ecobús, del Metrobús o los corredores cuando hay un buen servicio. Entonces el debate no debe ser en términos de costos sino en la calidad”.

Recordó que, actualmente 1.5 millones de usuarios se mueven en el Sistema Metrobús y otro tanto se mueve en los sistemas de corredores; “no partimos de cero, en la ciudad hay alrededor de seis mil 500 autobuses y en el cambio futuro estarán operando alrededor de 13 mil o 14 mil unidades; es decir, que estamos casi a la mitad en términos de sustitución de parque vehicular”.

Finalmente, destacó que “pasar de la informalidad a la formalidad tiene un costo”.

Un microbús cuesta hoy 20 mil pesos; bien pagado, 50 mil. Un vehículo nuevo cuesta entre un millón 200 y un millón 700 mil pesos. Casi diez veces el valor de sustitución. Además, “nuestros insumos son el diesel y la gasolina. En la medida en que estos aumentan, ponen en riesgo la viabilidad financiera del transporte”.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir