Revista especializada en la industria del autotransporte en México

Seguridad en la conducción

Compartir

CEPA Safe Drive, especialista en programas de control y gestión de riesgos causados por accidentes de tránsito, comparte algunos tips para una conducción más segura de las unidades de autotransporte, la cual es de vital importancia para evitar siniestros en las carreteras del país.

1. La revisión del vehículo debe contemplar: revisión de los niveles de los fluidos del motor, estado de las mangueras (que no tengan fugas, o estén agrietadas y no tengas flojas las abrazaderas), estado general de las bandas y de los neumáticos, correcto funcionamiento de las luces; que la quinta rueda esté engrasada y no tenga “juego”. Recuerde verificar que el parabrisas esté limpio y en buen estado.

2. Verificar siempre el manual antes de utilizar un vehículo; asegúrese de conocer cada uno de los sistemas de seguridad con los que cuenta, así como las dimensiones y la tracción, además de cada uno de los indicadores, testigos y no olvidar el sistema de transmisión. Mientras más conocimiento tenga de vehículo, podrá potenciar al máximo su aprovechamiento.

3. La carga es un riesgo añadido a la conducción y puede originar un vuelco cuando está mal colocada. Las carreteras muy sinuosas, con el pavimento en mal estado, una velocidad que no se adapte a esas circunstancias, las aceleraciones desmedidas y las frenadas bruscas acentúan el riesgo de vuelco.

Hay que distribuir la carga de tal forma que los paquetes más pesados sean colocados en la parte más baja de la caja y tan adelante como sea posible.

4. Verifique las eslingas que sujetan la carga, las manijas de las puertas y todos aquellos elementos que aseguran mercancía o puertas, antes de subir al habitáculo, para evitar que ocurra un accidente o daños a la carga en el caso de zafarse alguno de los elementos sujetos.

5. Los suelos resbalosos, los trazados con muchas curvas y los pavimentos deteriorados contribuyen al efecto “tijera” en los tractocamiones.

Recuerde que una vez que se llega a esa posibilidad, el vuelco del vehículo es prácticamente inevitable y rescatarlo no depende ya de su habilidad. Mantengan una velocidad adecuada al tipo de vía, a las condiciones del clima, a la carga que transporta y a la capacidad del vehículo.

6. Al momento de circular por una pendiente descendente, seleccione un cambio adecuado. Es recomendable iniciar el descenso con un cambio menor al usado en la subida. Si la pendiente es prolongada, utilice freno de motor.

7. Planifique su ruta, tome en consideración el tiempo de recorrido para planear los lugares en los que se detendrá, ya sea para comer o dormir.

Ubique cuáles son los lugares que pueden representar riesgo para su persona, el vehículo o la carga, y evítelos.

8. Cuando identifique signos de fatiga o cansancio, deberá detenerse a descansar en la primera oportunidad que tenga, es decir, una vez que arribe a un lugar autorizado y seguro.

No luche contra la fatiga, recuerde que encender el radio o bajar la ventanilla no eliminarán el efecto de cansancio, solamente le producirán una distracción momentánea que durará unos pocos minutos, al cabo de los cuales volverá a sentir la fatiga con la misma intensidad.

9. El uso de sustancias psicoactivas o estimulantes, influyen en la capacidad para evaluar el riesgo y tomar decisiones adecuadas al conducir; alteran el estado normal del sistema nervioso, causando cambios tanto físicos como psicológicas.

Una vía que normalmente recorrería a 60 km/h, debido al riesgo de la misma, bajo los efectos de sustancias estimulantes, la recorrerá a mayor velocidad, debido a las alteraciones que causa en su buen juicio y en la valoración de los riesgos asociados a la vía.

10. Al rebasar, el primer elemento a tomar en cuenta es la necesidad de la maniobra; una vez decidido qué es necesario, entonces deberá verificar que existen las condiciones para realizarla con seguridad.

Anuncie con anticipación sus intenciones. Verifique sus espejos y áreas ciegas, asegurándose de que no hay vehículos que hayan iniciado la maniobra antes que usted. Supervisar que tiene el espacio necesario al frente para completar sin riesgo la maniobra. Si durante el proceso de rebase se presenta alguna condición de riesgo o tiene duda, abandone la maniobra volviendo a su posición inicial.

11. Cuando se encuentra en una vía estrecha y su vehículo está circulando a menor velocidad que el resto del flujo vehicular, permita que le rebasen.

Revise continuamente sus espejos y cuando detecte que está siendo adelantado, facilite la maniobra al otro conductor reduciendo su velocidad en la medida de lo posible y colóquese en el extremo derecho de la vía, siempre que esto no comprometa su propia seguridad.

12. Recuerde que una vez que consume sus alimentos, el flujo sanguíneo se concentra en el estómago para realizar el proceso de digestión, durante ese lapso, sentirá con mayor intensidad efectos de somnolencia. Por ello, es recomendable que dedique un tiempo de 30 minutos aproximadamente de reposo para permitir que ese proceso suceda mientras no está conduciendo su vehículo.

13. Conocer el vehículo permite el máximo aprovechamiento, pero la actitud es algo personal.

Utilice el cinturón de seguridad y verificar que el pasajero también lo utilice adecuadamente.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir