Revista especializada en la industria del autotransporte en México

Un Alto en el Camino

Compartir

Así como no sabes por dónde va el viento ni cómo se forma el niño en el vientre de la madre, tampoco entiendes la obra de Dios, creador de todas las cosas

Eclesiastés 11:5

La mujer que está por dar a luz, siente dolores porque ha llegado el momento, pero cuando nace la criatura se olvida de la angustia por la alegría de haber traído al mundo un nuevo ser.

Juan 16: 21

Porque Él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos.

Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna.

Salmo 91: 11 y 12

Un homenaje para ti, quien nos da la vida sin nada a cambio, quien nos enseña a soñar, a luchar… Esa que se entrega y nos ayuda a subir peldaños y nos sostiene para conseguir nuestras metas… Ésa, eres tu MAMÁ.

El ángel

Cuenta una antigua leyenda, que un niño que estaba por nacer le dijo a DIOS:

– Me dicen que me van a enviar mañana a la tierra, ¿pero cómo viviré tan pequeño e indefenso como soy?

– Entre muchos ángeles, escogí a uno para ti, que te estará esperando. Y él te cuidará.

– Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, ¿no basta para ser feliz?

– Tú ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás sus manos y serás feliz.

– ¿Cómo entender lo que la gente me habla, si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres?

– Tu ángel te dirá las palabras más dulces y tiernas que puedas escuchar y, con mucha paciencia y cariño, te enseñará a hablar.

– ¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?

– Tu ángel juntará tus manitas y te enseñará a hablarme.

– He oído que en la tierra hay hombres malos, ¿quién me defenderá?

– Tu ángel te defenderá aún a costa de su propia vida…

– Pero estaré siempre triste porque no te veré más Señor.

– Tu ángel te hablará de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia, aunque yo siempre estaré a tu lado.

En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo, pero se oían voces terrestres, y el niño, presuroso repetía suave:

– Dios mío, si ya me voy, dime su nombre, ¿cómo se llamará mi ángel?

– Su nombre no importa, tú le dirás: MAMÁ.

El valor de una madre

Una madre es capaz de tener las fuerzas suficientes para llevarte nueve meses en su vientre.

Es capaz de soportar las desavenencias y dolores al momento de traerte al mundo.

Es capaz de no dormir cómodamente ni lo suficiente, para velar tus sueños alegremente.

Una madre es capaz de salir bajo las más grandes tormentas, para aliviar tu dolor cuando te enfermas.

Es capaz de tener la paciencia nunca antes soñada, para llevarla contigo hasta dar tus primeros pasos, tu primera palabra.

Es capaz de aprender nuevamente lo que una vez vivió, sólo para ayudarte en tus tareas.

Es capaz de sacrificar muchas cosas con tal de ver realizar tu más grande deseo.

Es capaz de disfrazar una lágrima con una alegre sonrisa, tan sólo por no preocuparte.

Una madre es capaz de dar el más sabio consejo, si tan sólo tú se lo pides.

Es capaz de ser amiga y madre al mismo tiempo.

Es capaz de sentir si estás en peligro y algo no te conviene, aunque tú a ella no se lo digas; ella lo siente.

Es capaz de enfrentarse hasta al más grande monstruo, el más horrible de los peligros por tan sólo defenderte y protegerte.

Es capaz hasta si es preciso, dar por ti la vida con tal de que seas feliz y darte oportunidad para que vivas. Como lo hizo desde el comienzo, cuando supo que tú en ella estabas dentro.

¿Sabes de lo que es capaz una madre?

Es capaz de hacerle pronunciar a un pequeño bebito la más dulce palabra y luego enseñarle hasta que esté adulto el significado de esa palabra:

“M A M A”

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir