Revista especializada en la industria del autotransporte en México

Carga refrigerada Desafíos en la transportación

Compartir

No romper la cadena de frío, es la consigna principal de transportistas y operativos de almacenaje y logística que operan con carga refrigerada.

Para trabajar con este tipo de mercancías, hoy en día es requisito la planificación de procesos, donde la temperatura y humedad deben ser mantenidos desde la producción hasta la venta final del producto.

A decir de los expertos, transportar carga fría resulta un trabajo difícil pero no imposible, sólo basta con procurar establecer las condiciones adecuadas y constantes en las distintas etapas por la que pasa la mercancía: producción, pre enfriamiento, embalaje, almacenaje, transporte y distribución, carga, descarga y entrega en los distintos puntos de venta.

Por ello, acatar estas condiciones hace que en México, ante la demanda de las compañías, anualmente se eleve el número de empresas transportistas que brinden el servicio, sobre todo si su intención es mantenerse en el mercado.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Transporte (IMT), en 1990 existían 52 compañías de transporte con concesiones para el servicio público federal especializado en carga refrigerada; para 2005, ese número de compañías con equipo (camiones y remolques), alcanzaron un total de cinco mil 170.

Esto, explica, indica una tasa de crecimiento promedio anual, en el periodo 1990-2005, de 35.9% en el número de firmas de servicio refrigerado.

De igual modo, detalla, el número de cajas refrigeradas registradas en 1990 alcanzó las 770 unidades; para 2005, dicho volumen llegó a 11 mil 951 unidades. Así, la tasa de incremento por año promedio, en el periodo referido, fue de

20.1 por ciento.

Hoy en día, esta cifra de crecimiento anual se mantiene, ante la demanda del mercado nacional.

Principales productos

En el país, las mercancías que más frecuentemente operan las transportistas que cuentan con equipo refrigerado son productos alimenticios perecederos, como: cárnicos, mariscos y pescado, algunos abarrotes, frutas y verduras.

Además de estos productos alimenticios, se transportan otras mercancías que igualmente requieren control de temperatura, como son ciertos medicamentos y algunos químicos, entre ellos, pinturas y materia prima para la fabricación de llantas.

Las grandes empresas transportistas que trasladan productos químicos refrigerados, generalmente cuentan con un área especializada en el transporte de productos peligrosos, cuyos insumos necesitan un tratamiento específico, ya que los rangos de temperatura en los que debe operar el equipo son muy precisos, con un control cuidadoso, pues un descuido puede tener graves consecuencias.

Temperaturas

Datos del IMT, revelan que los rangos de temperaturas que los equipos de transporte refrigerado en generalmente pueden operar van de los -20° a los 99° F (-29° a

37° C), es decir, toda la gama de fresco y congelado.

Advierte que las empresas también manejan productos que no necesitan propiamente refrigeración, sino que incluso requieren un poco de calor o mantener determinada temperatura constante, sin que se registren variaciones.

En el caso de los alimentos, explica, la refrigeración es el tratamiento de conservación más extendido y el más aplicado, tanto en el ámbito doméstico como en el industrial.

En cuanto a la conservación de los alimentos por el sistema de congelación, éste se basa en el mismo principio que el de la refrigeración, que consiste en la aplicación de temperaturas por debajo de 0° C; con este frío, parte del agua del alimento se convierte en hielo; además, como el agua se solidifica, se produce una desecación del alimento, lo que contribuirá de manera significativa a una mejor conservación.

El organismo señala que en el ámbito internacional, la temperatura de congelación más adoptada es de –

18º C, ya que por debajo de ésta no es posible la proliferación de bacterias, por lo que se reduce la posibilidad de alteración y se disminuyen los riesgos para la salud.

Traslado especial

Por lo anterior expuesto, la carga refrigerada requiere de unidades específicas, con el fin de evitar que su calidad se vea afectada de forma negativa.

Es por esta razón, que cuando se transportan alimentos perecederos, éstos deben ir en vehículos adaptados, para suministrarles la temperatura y humedad que se requiere. Cabe resaltar que estas condiciones, son diferentes en cada producto, por lo que se hace necesario conocer cuáles son las condiciones, para el transporte en frío, de cada producto que se piense transportar.

De hecho, saber los requerimientos para el transporte de carga refrigerada, es vital si se quiere evitar problemas económicos y hasta legales, los cuales siempre aparecerán cuando una carga de alimentos presenta maltrato o descomposición.

Una de las empresas que operan en el país con unidades especializadas es Transportes Pitic, al contar con el traslado de altos volúmenes de productos que requieren de un ambiente con temperatura controlada.

Para ello, a decir de la corporación, cuenta con unidades habilitadas con modernos equipos digitales y electrónicos para el control de la temperatura, transportando desde cargas frescas hasta congeladas.

Tendencias

En los últimos años, las empresas nacionales de transporte refrigerado han tenido que ir adecuando sus servicios a los requerimientos del cliente.

La gama de prestaciones actual, varía desde servicios justo a tiempo y calidad total, hasta prestaciones para usuarios que no les interesa en absoluto cuándo arribará su carga ni las condiciones de ésta durante el transporte.

Asimismo, la diversidad de los requerimientos de cada sector, ha obligado a incrementar y diversificar la capacidad de respuesta de la firma transportista, lo que a la larga se traduce en ventajas sobre sus competidores.

Ante los retos de seguir latentes en el mercado, se visualiza un enorme nicho de oportunidad en este segmento de carga fría, pues se considera que existe una mayor concentración de empresas con tamaños de flota de alrededor de 250 vehículos refrigerados.

Además, se contempla que el establecimiento de servicios consolidados de carga refrigerada es una oportunidad para las empresas transportistas, e incluso para las productoras que mueven su carga con sus propios recursos, para disminuir sus costos e incrementar la competitividad de sus productos.

No obstante, la creación de esos servicios debe estar sustentada en un amplio conocimiento de las características de la carga, las reglamentaciones en general y sanitarias en particular, así como de compatibilidad de cargas.

Recomendaciones básicas

En la operación del transporte de carga refrigerada, es necesario tomar en cuenta:

  • Temperatura: el producto debe mantenerse al clima indicado por la firma productora.
  • Envase: la mercancía debe ser empaquetada o envasada herméticamente para evitar la pérdida de frío.
  • Control: la temperatura debe ser medida de manera constante, aun cuando resulta fundamental su seguimiento antes de la carga, durante el transporte y antes del almacenamiento y la entrega.
  • Transporte: los equipos de transporte deben contar con instrumentos de medición y registro constante.
  • Cargas y descargas: los vehículos deben pre enfriarse antes de cargar los productos; posteriormente, es conveniente no abrir las puertas.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir