Revista especializada en la industria del autotransporte en México

Estrellas

Compartir

Nadie que enciende una luz la cubre con una vasija, ni la pone debajo de la cama, sino que la pone en un candelero para que los que entran vean la luz.

Lucas 8:16

La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

Juan 1:5

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Juan 8:12

Estar ahí cuando alguien lo necesita o requiere de hombro para llorar o compartir momentos de felicidad, con el simple hecho de escuchar, nos hace mejores personas, nos hace decir, sin palabras, que nos importa lo que les pasa… Dejémosle ver que no somos cometas que pasan de vez en cuando, que somos estrellas que permanecen ahí y que están listas para brillar en cuanto se necesite…

Acerquémonos a Dios, y cada día busquemos ser esa luz de paz y tranquilidad que a veces nuestros amigos o seres queridos requieren para alcanzar su estabilidad interna.

Hay personas Estrella y hay personas Cometa.

Los Cometa pasan. Apenas son recordados por las fechas que pasan y vuelven.

Los Estrella, en cambio, permanecen.

Hay mucha gente Cometa. Pasa por nuestra vida apenas por instantes; no cautiva a nadie, y nadie la cautiva. Es gente sin amigos, que pasa por la vida sin iluminar, sin calentar, sin marcar presencia.

Así son muchos artistas. Brillan por instantes en los escenarios de la vida. Y con la misma rapidez que aparecen, desaparecen.

Así son muchos reyes y reinas: de naciones, de clubes deportivos o concursos de belleza, también entran los hombres y mujeres que se enamoran y se dejan enamorar con la mayor facilidad.

Así son las personas que viven en una misma familia y pasan al lado de otro sin tener presencia, sin existir.

Lo importante es ser estrella. Hacer sentir nuestra presencia, ser luz, calor, vida. Los amigos son estrella. Los años pueden pasar, pueden surgir distancias, pero en nuestros corazones quedan sus marcas.

Ser cometa no es ser amigo, es ser compañero por instantes, explotar sentimientos, aprovecharse de las personas y de las situaciones.

Es hacer creer y hacer dudar al mismo tiempo. La soledad es el resultado de una vida cometa. Nadie permanece, todos pasan; y nosotros también pasamos por los otros.

Es necesario crear un mundo de personas estrella, verlas y sentirlas todos los días, contar con ellas siempre, ver su luz y sentir su calor. Así son los amigos: estrellas en nuestras vidas.

Se puede contar con los amigos. Ellos son refugio en los instantes de tensión, luz en los momentos oscuros, pan en los periodos de debilidad, seguridad en los pasajes de desánimo.

Al mirar a las personas cometa, es bueno no sentirnos como ellas, ni desear el agarrarnos de su cola. Al mirar a los cometa, es bueno sentirse estrella, dejar por sentada nuestra existencia, nuestra constante presencia, vivir y construir una historia personal.

Es bueno sentir que somos luz para muchos amigos y que ellos nos han iluminado a su vez. Es bueno sentir que somos calor para muchos corazones y que esos corazones nos arroparon cuando el frío nos castigó.

Ser estrella en este mundo pasajero, lleno de personas cometa, es un desafío, pero por encima de todo, una recompensa.

Ser estrella es nacer, vivir, y no existir apenas.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir