Revista especializada en la industria del autotransporte en México

Gas natural y LP, ventajas en el transporte

Compartir

En términos de reducción de emisiones nocivas y mayor eficiencia en la combustión de vehículos automotores, el gas LP y gas natural ofrecen una importante alternativa  para limpiar el aire de la Ciudad de México.
El gas LP y el gas natural, han ganado gran popularidad en el país como combustibles alternos en automotores, debido a que ofrecen mayor seguridad, condiciones más saludables, son más económicos, proporcionan una combustión completa y ahorros en mantenimiento, así como una inversión recuperable en un tiempo relativamente corto.

Gracias a esos beneficios, de acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), para el 2013 el sector transporte será el segundo consumidor de este combustible en México.

De hecho, actualmente esta alternativa energética, es de las más utilizadas en vehículos a  nivel mundial, por sus bajos impactos negativos en el medio ambiente.

Hasta ahora, en México circulan 700 mil unidades que utilizan gas LP, de los cuales 50 mil transitan en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

En aumento
Según datos de Pemex, en 1995 el consumo de gas LP era del dos por ciento, cifra que se incrementó a 11 por ciento  en el 2003, lo que prevé que hacia el 2013, se alcance el 18 por ciento.

Lo anterior, porque ofrece importantes ventajas, como:

  • El tanque es 20 veces más resistente que uno de gasolina. Además, los recipientes son herméticos a presión por lo que se elimina el uso de bombas y su reparación.
  • Es un combustible puro y seco, conservando en mejores condiciones el motor y no contamina ni diluye el aceite. En consecuencia,  emite menos partículas contaminantes por las bajas emisiones de monóxidos.
  • Los ahorros económicos puede ser desde un 30 a un 40 por ciento con respecto a los precios de otros combustibles.
  • En mantenimiento, también su uso arroja grandes ahorros, debido a la combustión completa que proporciona, lo que permite menores cambios de bujías y menos cambios de aceite.


Con esos beneficios, en los últimos años, el gas LP se ha convertido en la principal alternativa de combustible en nuestro país. Hoy en día, a nivel mundial, México ocupa el cuarto lugar en consumo, ubicado después de Estados Unidos, Japón y China.

Problemáticas

No obstante esos resultados, el mercado de gas LP en el país presenta múltiples problemas que hacen urgente una revisión no sólo su marco regulatorio, sino también a la infraestructura de producción, uso y distribución.

Desde que se abrió la distribución del gas natural a particulares hace más de diez años, ésta se hizo con gran cuidado y una reglamentación; mientras que la de  gas LP se quedó en el olvido.

Incluso, expertos opinan que el servicio de los distribuidores de gas natural es equiparable a los que se encuentran en los países más desarrollados; sin embargo, el abastecimiento del gas LP es completamente caótico.

Ambas industrias están reguladas por las Comisión Reguladora de Energía, pero la atención y el presupuesto que se le asigna el segmento de gas natural es diez veces mayor al que se dedica al gas LP.

Los problemas que aquejan al mercado de este último combustible son muchos, pero aquí enumeramos los más urgentes de resolver.

  • Uso inadecuado del gas LP como combustible preferente de uso doméstico, y por lo tanto, producción insuficiente y necesidad de realizar importaciones.
  • Estructura de impuestos inequitativa entre las gasolinas y el gas LP, lo que fomenta su uso clandestino como combustible vehicular.
  • Precios controlados ligados a través de un sistema netback al mercado más caro del mundo, donde México no es exportador, sino importador.
  • Distribución concentrada en un pequeño grupo, de forma que se puede hablar de la existencia de un cartel de este combustible, provocando que el gobierno libere los precios, pues éstos serían monopólicos.
  • Competencia con el gas Natural.
  • Muchos de los problemas mencionados, se derivan de la diferencia estructural del uso del gas LP en territorio nacional en contraposición al uso mundial de mayor valor agregado que se le da al producto.


Anteproyecto
El año pasado, la Secretaría de Energía (SE), como organismo rector de la política energética mexicana, anunció que tiene entre sus principales proyectos la publicación de un nuevo Reglamento de Gas Licuado de Petróleo (gas LP).

Las nuevas normas, buscarán propiciar mayor competencia en el sector por medio de medidas orientadas a facilitar la expansión regional de competidores existentes, así como promover el acceso de nuevos participantes.

Asimismo, tiene como objeto dar mayor certidumbre jurídica y transparencia económica a los permisionarios de los diferentes sectores; además de delimitar y regular la participación de Pemex.

También, promoverá esquemas de verificación y vigilancia más eficaces, a efecto de garantizar una mayor seguridad en las actividades de transporte, almacenamiento y distribución del combustible.

En este sentido, el reglamento incorpora beneficios que se rigen por tres directrices: promoción de competencia y mayores opciones al consumidor; disminución de costos regulatorios; y fortalecimiento de la vigilancia y la seguridad.

Gas natural comprimido, alternativa en expansión
Asimismo, el gas natural comprimido (GNC) se ha vuelto, por ahora, la alternativa más utilizada en los automotores, al tener ventajas en reducción de contaminantes, ahorros económicos y mayor seguridad.

En términos ecológicos, tiene numerosas ventajas, destacando que es un combustible limpio, poco contaminante, debido a que  en su combustión casi no tiene emisiones de bióxido de azufre o partículas cancerígenas. También emite cantidades menores de monóxido de carbono (40 a 45 por ciento menos que el carbón y 30 por ciento menos que los derivados del petróleo).

Los vehículos a GNC producen casi nada de emisiones por evaporación durante el llenado del vehículo y régimen de uso.

Mayor consumo
Durante el 2005, de acuerdo con Pemex, el gas natural alcanzó el mayor consumo nacional registrado en los últimos 10 años, al ubicarse en cinco mil 890 millones de pies cúbicos diarios.

Con ello, la prospectiva del gas natural estima que en los próximos 10 años, la demanda de este energético crecerá a una tasa promedio anual de 3.9 por ciento, al pasar de cinco mil 890 a ocho mil 662 mmpcd en 2015.

En cuanto a las importaciones, la paraestatal prevé que aumentará casi 1.5 veces para 2015 con respecto a 2005, reportando un volumen de dos mil 198 mmpcd, de los cuales 68.2 por ciento procederá del gas natural licuado de Altamira, Ensenada y Manzanillo.

Cabe destacar que el gas natural es un combustible que se quema limpiamente y reduce las necesidades de manutención del vehículo.

Para muestra, muchos propietarios de vehículos a gas natural indican que sus unidades requieren menos cambios de aceite que varían en un rango que va de los 16 mil a 32 mil kilómetros, y las bujías estándar pueden llegar a durar hasta 120 mil kilómetros.

Respecto a seguridad, se sabe que los vehículos que operan con gas natural son más seguros que los que se conducen con combustibles tradicionales. De hecho, en otros países empresarios de transporte escolar eligen el uso de este energético para sus autobuses porque se disipa a la atmósfera.

Países como Italia, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Pakistán, India y China disponen de grandes flotas de vehículos que usan este combustible. Sin embargo, el avance en su utilización en automotores no ha sido homogéneo en el mundo.

Licitaciones
En el caso de México, el gobierno por primera vez desde la nacionalización del petróleo otorga concesiones a empresas nacionales e internacionales para realizar inversiones en la construcción de una red de gasoductos, cuya prioridad son las principales ciudades y corredores industriales más importantes del país.

Otro tipo de licitaciones federales permiten que estas mismas compañías participen en la distribución y construcción de redes secundarias en las ciudades.

Si se aprovechan nuevas redes de distribución por ducto se pueden instalar estaciones de suministro de gas natural comprimido para ser usado como combustible alternativo en los vehículos automotores que utilizan actualmente gasolina y diesel.

Además, los gobiernos del Distrito Federal, Estado de México y Nuevo León, actualmente licitan estaciones de suministro de gas natural comprimido para vehículos automotores, y otorgan incentivos fiscales para construir y realizar inversiones en su instalación.

Es importante resaltar que predominan opiniones acerca de que este combustible no cuenta con suficiente oferta y su precio es alto, pero tiene ventajas económicas y mejora el medio ambiente, por lo que es necesario que el gobierno lo promueva mediante apoyos económicos en función de sus beneficios, tomando en cuenta que su precio es una variable política y no está en función de sus costos de producción.

Retos para México
Tanto para el gas LP como gas natural, los principales retos para nuestro país serán en primer término consolidar el consumo principalmente en el transporte, tomando en cuenta los siguientes puntos:

Propiciar el establecimiento de estaciones de servicio duales.
Estimular el transporte público con gas natural comprimido y gas LP.
Estimular el transporte eléctrico en las grandes urbes.
Garantizar el suministro.
Mejorar la calidad de los combustibles.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir