Revista especializada en la industria del autotransporte en México

Un día Dios habló conmigo

Compartir

¡Alaba, alma mía, al Señor!

Señor mi Dios, tu eres grandioso; te has revestido de gloria y majestad.

Tú pusiste la tierra sobre sus cimientos, y de allí jamás se moverá; la revestiste con el mar, y las aguas se detuvieron sobre los montes.

¡Den gracias al Dios de los cielos! ¡Su gran amor perdura para siempre!

Salmos 104, 136

Versículos 1, 5 y 26

———————————————————-

El amor de Dios en nuestro corazón es una presencia dinámica que actúa cuando tenemos una sonrisa, una conversación, un alivio, un consuelo, un afecto o un entendimiento y lo convierte en un favor o en una acción misericordiosa, es decir, nosotros permitimos que Dios actúe a través de nosotros cuando amamos.

Pero cuando le cerramos la puerta al amor de Dios, cuando actuamos con amor propio, en nuestro egoísmo, sólo nos preocupamos por uno mismo y nos olvidamos de Él, quien realmente nos ama y está ahí incondicionalmente, pues si realmente lo amamos, eso se manifiesta en el amor que sentimos por los demás. Tú, ¿realmente le amas?

———————————————————-

Un día, temprano por la mañana, me levanté para observar la salida del sol. ¡Es asombroso, la belleza de la creación de Dios va mucho más allá de cualquier descripción!

Mientras observaba el paisaje, alababa a Dios por su bella obra, y allí sentado, sentí la presencia del Señor. Entonces, Él me preguntó: ¿Me amas? Yo contesté, ¡por supuesto, Dios! ¡Tú eres mi Señor y Salvador!

Entonces me preguntó: Si estuvieras físicamente incapacitado, ¿aún me amarías?

Me quedé sorprendido, bajé la mirada, me quedé unos minutos en silencio, y contesté: Sería difícil, Señor, pero, si aun así te amaría.

Entonces el Señor dijo: Si estuvieras ciego, ¿amarías mi creación?

¡Cómo podría amar algo, sin poder verlo! Y entonces pensé en las personas ciegas que aman a Dios y a su creación. Así que contesté: Es difícil, pero si aún te amaría.

El Señor entonces me preguntó: Si fueses sordo, ¿oirías mi Palabra?

¿Cómo podría oír algo siendo sordo? Entonces comprendí.

Escuchar la Palabra de Dios no es solamente usar nuestros oídos, sino nuestros corazones. Contesté: Sería difícil, pero aún oiría tu Palabra.

El Señor entonces preguntó: Si estuvieses mudo, ¿alabarías mi Nombre?

¡Pero cómo puedo alabar sin voz! Entonces pensé que Dios desea que le cantemos desde nuestro corazón y que de todas maneras, alabar es más que cantar. Entonces contesté: Aunque estuviera mudo, alabaría tu Nombre.

Y el Señor preguntó: ¿En realidad me amas?

Con valor y profunda convicción, le contesté: ¡Sí Señor! ¡Te amo porque Tú eres el Dios único y verdadero!

Pensé que había contestado correctamente, pero Dios preguntó:

¿Entonces por qué pecas? Contesté: ¡Porque soy un ser humano y no soy perfecto!

¿Y por qué cuando las cosas te van bien, te apartas tan lejos de mí? ¿Por qué sólo en tiempos de angustia oras sinceramente? No hubo respuestas. Sólo lágrimas.

El Señor continuó, ¿Por qué solamente cantas en la iglesia? ¿Por qué me buscas sólo en tiempos de necesidad? ¿Por qué pides cosas tan egoístas? ¿Por qué pides sin tener fe?

Las lágrimas continuaron rodando sobre mis mejillas

¿Por qué te avergüenzas de mí? ¿Por qué no compartes las buenas nuevas? ¿Por qué en tiempos difíciles, lloras con otros, cuando yo te ofrezco mi hombro para que lo hagas? ¿Por qué pones pretextos cuando te doy la oportunidad de servir en mi Nombre?

Intenté contestar, pero no hubo respuesta que dar.

Eres bendecido con la vida. No te hice para que desperdiciaras este regalo.

Te he bendecido con talentos para servirme, pero continúas dándome la espalda.

Te he revelado mi Palabra, pero no obtienes el conocimiento de ella.

Te he hablado pero tus oídos estaban cerrados.

Te he mostrado mis bendiciones, pero tus ojos nunca las vieron.

He oído tus oraciones y las he contestado todas.

¿En verdad me amas?

No podía contestar. ¿Cómo podría hacerlo? Estaba increíblemente apenado. No tuve excusa. ¿Qué podía decir?

Cuando mi corazón hubo llorado y las lágrimas habían fluido, dije: ¡Por favor perdóname Señor! ¡Soy indigno de ser tu hijo!

El Señor contestó: Nadie es indigno, esa es mi Gracia, hijo.

¿Entonces por qué continúas perdonándome? ¿Por qué me amas tanto?

El Señor contestó: Por qué tú eres mi creación. Tú eres mi hijo. Nunca te abandonaré. Cuando llores, tendré compasión y lloraré contigo. Cuando estés gozoso, me alegraré contigo. Cuando estés deprimido, te animaré. Y cuando caigas, te levantaré. Cuando te sientas cansado, te llevaré sobre mis hombros. Estaré contigo hasta el fin de los días, y te amaré por siempre.

Nunca antes había llorado como en ese instante.

¡Cómo pude haber sido tan frío! ¡Cómo pude lastimar a Dios con todo lo que hice!

Entonces yo le pregunté a Dios:

¿CUANTO ME AMAS?

El Señor me estrechó en sus brazos, y pude sentir como nunca antes su Amor, su Gracia y su Misericordia.

Reflexiona:

Cuantas veces has platicado con DIOS…

Y tú ¿En verdad le amas?

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir