Te esperamos en ExpoTransporte 2022 en Puebla del 5 al 7 de octubre ¡No faltes!

Dispositivo de limitación de velocidad en vehículos pesados

Entre sus funciones permite la prevención de accidentes viales provocados por el exceso de velocidad

Compartir

En el sector de los vehículos pesados los transportistas, así como las empresas que cuentan con flotillas se ven en la necesidad de llevar un control de las unidades con respecto al consumo de combustible, desgaste en el motor, neumáticos, etc. Así como en disminuir la siniestralidad y todo esto debido al exceso de velocidad por parte de los operadores, por tal motivo dichas empresas recurren a los dispositivos limitadores de velocidad.

El limitador de velocidad es un sistema que permite al conductor fijar una velocidad máxima para que el coche no la exceda.

Una medida que ayuda a la seguridad, ya que la velocidad, ya sea por exceso o defecto, es uno de los factores desencadenantes de muchos accidentes.

No hay que confundir el limitador con el control de crucero, gracias al cual se selecciona la velocidad deseada y el vehículo es el que se encarga de aplicar la potencia necesaria para mantener esa velocidad sin que el conductor pise ningún pedal.

En el limitador de velocidad, en cambio, el vehículo no va automáticamente a la velocidad que le indiquemos, sino que sólo actúa cuando el conductor rebasa el máximo establecido.

Su funcionamiento es muy sencillo. El conductor fija el límite que no quiere sobrepasar con la ayuda de un comando situado generalmente en la maneta izquierda o en el volante.

De esta forma, cuando sobrepase dicha velocidad, el sistema avisará mediante una señal acústica o visual (limitadores pasivos) o controlará el flujo de combustible con que se alimenta el motor con el fin de mantener dicha velocidad máxima, por mucho que el conductor quiera acelerar (limitador activo).

Sin embargo, no hay que olvidar que el limitador es únicamente un sistema de información, es decir, se puede desactivar manual o automáticamente. Esto último ocurre cuando el conductor pisa a fondo el pedal del acelerador, por ejemplo, para salir de una situación comprometida.

Tipos de limitadores

Los primeros limitadores de velocidad surgieron en Estados Unidos como una respuesta práctica a sus carreteras interminables y los estrictos controles de velocidad, con el fin de que los conductores pudieran circular relajados sin necesidad de estar pendientes del velocímetro continuamente.

Aquellos primeros limitadores eran mecánicos; más adelante surgirían los electrónicos, ubicados en el volante o en un lugar cercano al operador.

Los limitadores que más se ven en la actualidad son electrónicos y se controlan mediante unos mandos ubicados en el volante. Pueden ser activos o pasivos:

  • Activos: No permiten que el vehículo acelere por encima de la velocidad establecida por el conductor. Es decir, este no responde aun cuando pise el acelerador una vez llegado a la velocidad límite establecida.
  • Pasivos: Estos se limitan a advertir mediante una señal acústica o visual, que se ha excedido la velocidad. Su función es meramente informativa.

Los sistemas limitadores de velocidad son útiles para el transportista como medidas de prevención de accidentes viales provocados por el exceso de velocidad, así como para reducir el alto consumo de combustible y alargar la vida de los motores.

 

COLABORACIÓN CESVI MÉXICO.

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR

Tecnología, aliada para reducir accidentes viales

Autor

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir